Atrévete

"Lo importante no es lo que hacen de nosotros, sino lo que nosotros mismos hacemos con lo que han hecho de nosotros". Sartre

lunes, 25 de noviembre de 2013

Bonsoir,

He leído que esta semana se podría llamar la “semana milagro”. Según los sabios cabalísticos, ésta es una semana en la que la energía del milagro está disponible para cada persona. Je, je no es gracioso?????  Yo he tenido un día de perros!!!!! Se nos dice que salgamos de nuestra zona de confort y yo solo quiero estar calentita en casa, debajo de mi mantita. 

 Del 24 al 30 de Noviembre se abre el portal de la noosfera para traspasarlo. Si alguien sabe cómo hacerlo, ¡hala! ¡que se lance! A mí me pilla con tan poca energía que si sobrevivo al sábado, ya será un milagro...

Esta semana también se celebra la semana del agradecimiento, ese hermoso festival de “Thanksgiving” o día de acción de gracias. Vístete con colores vivos, comparte tu sonrisa, comparte tu alegría y da permiso a que el milagro se manifieste en tu vida. Yo voy a intentarlo, en serio. Estoy pensando organizar una cenita el sábado en casa... a ver si mejoro un poco de este p... resfriado y ¡hacemos algo seguro!

Y a mi querida Bella le digo que ese nanrref, no le convenía. Algo corto... ya te parecía y no era su estatura, ¡je,  je! Te mereces un tipo con estilo, como tú. Elegante y sofisticado, alegre y buenorro... por qué no? Como dicen que es la semana milagro igual te encuentra él a tí, porque conocer a una mujer como tú, es cómo  que te toque la lotería y seguro que algún buen tipo se merece tal premio. Guapa, guapa y reguapa.

A mis otras chicas, deciros que os quiero también y que tengo muchas ganas de veros. Qué pena que Marcus no tenga amigos disponibles, porque se pelearían por vuestros favores.

No lo olvidéis, esta semana, salid de vuestra zona de confort. Arriesgaos más que de costumbre y comprometeos a tope con la vida.


viernes, 15 de noviembre de 2013

Hola... hola... ya sé que ha pasado mucho tiempo. Si es que alguien me sigue, igual piensa que me he muerto, je, je.

Estoy bien. Aunque es cierto que he pasado dos meses con migraña, aislada en mi mundo y cumpliendo mis responsabilidades lo mejor que he podido. Desde aquí,  agradezco a toda mi familia su apoyo incondicional y su comprensión. El nuevo tratamiento preventivo que tomo parece que también está siendo efectivo, así que también agradezco la ayuda de mi doctora. 

Quien me conoce, sabe que soy una persona dinámica y positiva, pero la migraña se lleva lo mejor de mí y me transforma en una sombra, un zombi que se arrastra  por los días en lugar de disfrutarlos.

Pero...ya estoy de vuelta.


Lourdes Méndez, que es una astróloga a la que sigo con asiduidad, dice que hoy es un día para convertirnos en co-creadores… y que no lo dejemos escapar.
Coincido con ella en creer que los pensamientos que tenemos son potentes y que debemos reflexionar a menudo sobre la calidad de los mismos, para no ser negativos y transmitir vibraciones perjudiciales  a nuestro alrededor.

Cada pensamiento que nosotros emitimos desde el nivel consciente de la mente, llega en dirección de la materia a todas nuestras células y cuando lo compartimos, su dirección se hace sutil expandiéndose hacia “el alma” y “al cosmos”… "entender" y “comprender” esto facilita la tarea del “buen pensar” y del “buen hacer”

Decía Monet: "Los ojos no sirven  de nada a un cerebro ciego". 

Liberemos a nuestro cerebro de la pesadilla de un pensamiento parásito e inútil. Démosle vía libre para pensar en cosas hermosas, posibles y deseadas. Abramos bien los ojos de la mente, aquellos que realmente ven y lo saben todo. Dejemos que ellos nos guíen.

¡Felices pensamientos a todos este fin de semana!
 


Hoy es un día para convertirnos en co-creadores… ¡No lo dejes escapar!
Cada pensamiento que nosotros emitimos desde el nivel consciente de la mente, llega en dirección de la materia a todas nuestras células y cuando lo compartimos su dirección se hace sutil expandiéndose hacia “el alma” y “al cosmos”… entender y “comprender” esto facilita la tarea del “buen pensar” y del “buen hacer”1.
- See more at: http://www.moonmentum.com/blog/pronostico/index/co-crea-con-el-universo#sthash.z5pdV3Fg.dpuf

domingo, 8 de septiembre de 2013

Para el amor... hoy me inspiro en Erich Fromm

Tess está feliz. Estrenar un amor es siempre una experiencia única, explosiva y atrayente. Una vez atrapados, disfrutarlo hasta sus últimos besos será una tarea, placentera en su mayor parte, pues el amor, una vez conquistado, debe ser mimado para que fluya y crezca.

Hemos crecido, ya no amamos porque nos aman, como el amor infantil. El amor maduro obedece al principio: Me aman porque amo. El amor inmaduro dice: Te amo porque lo necesito. El amor maduro dice: Te necesito porque te amo.

E. Fromm decía que mientras tememos conscientemente no ser amados, el temor real, aunque habitualmente inconsciente, es el de amar. Yo te animo Tess, y a mis otras queridas amigas también, a no tener miedo a enamorarse, a dejarse mecer por la vida y aceptar todo lo bueno que nos ofrece. Y que absolutamente merecéis, porque todas sois auténticos diamantes. Brilláis de forma natural, sin artificios, con frescura y espontaneidad. Y es esa forma tan auténtica de ser que tenéis, la que os debe sostener y procurar la energía necesaria para alcanzar todo vuestro potencial.

Si una persona ama sólo a otra y es indiferente al resto de sus semejantes, su amor no es amor, sino una relación simbiótica o un egoismo ampliado. No caeremos ahí. Haremos que nuestro amor y felicidad contagie a todo el mundo. En contraste con la unión simbiótica, el amor maduro significa unión a condición de preservar la propia integridad, la propia individualidad. Si amo a la otra persona, me siento uno con ella, pero con ella tal cual es, no como yo necesito que sea, como un objeto para mi uso. Es obvio que el respeto sólo es posible si yo he alcanzado independencia; si puedo caminar sin muletas, sin tener que dominar ni explotar a nadie.

Ahora, ten cuidado con la envidia, los celos, la ambición, todo tipo de avidez, pues son pasiones: el amor es una acción, la práctica de un poder humano, que sólo puede realizarse en la libertad y jamás como resultado de una compulsión.

Según E. Fromm, dos personas se enamoran cuando sienten que han encontrado el mejor objeto disponible en el mercado. Si te pasa Tess, disfruta... pues cuando dos personas llegan a conocerse bien, su intimidad pierde cada vez más su carácter milagroso, hasta que su antagonismo, sus desilusiones, su aburrimiento mutuo, terminan por matar lo que pueda quedar de la excitación inicial.


                                                                     Gracias Fromm

jueves, 5 de septiembre de 2013

Considera la fluencia: Reiníciate


Basta ya de quejarnos de desmotivación, de aburrimiento. Si la salud nos lo permite, ha llegado el momento de darnos la oportunidad de usar ese vacío que en ocasiones nos oprime, para llenarlo de energías creadoras, regeneradoras y transformadoras. Si lo que has hecho hasta ahora no te ha funcionado, no te ha procurado la felicidad que deseas y mereces, ¿por qué no pruebas a hacer algo diferente?
Por si no lo has intentado todavía, te invito a encontrar tu estado de fluencia. Dedícate en el transcurso del día a buscar ese estado, detectar que tipo de actividades lo causan y busca repetirlo. La fluencia es un estado similar a la alegría.

¿Has vivido alguna vez la siguiente experiencia?
Estás realizando una actividad… estás absolutamente concentrado o concentrada… te olvidas de lo que ocurre a tu alrededor… el tiempo se pasa volando… tus pensamientos y sentimientos están en lo que estás haciendo…
Quizá aparezcan dificultades, pero también tu capacidad para afrontarlas… desaparecen las distracciones y preocupaciones… parece que todo va sobre ruedas… haces lo que estás haciendo por el propio deleite de hacerlo y no quieres dejar de hacerlo.  Estás fluyendo con lo que haces.
 
 Csikszentmihalyi, habla de este concepto de flujo como “el estado en el cual las personas se hayan tan involucradas en la actividad que nada más parece importarles; la experiencia, por sí misma, es tan placentera que las personas la realizarán incluso aunque tenga un gran coste, por el puro motivo de hacerla” (Csikszentmihalyi, 1990).
Podemos entender estas experiencias de flujo como “vivencias de integración” (e integradoras) en las que nuestros pensamientos, sentimientos, acciones y cuerpo, están armónicamente puestos en una cosa: la actividad que estamos realizando. En el fluir, solo tiene cabida aquello relacionado con el aquí y ahora.

Todas las personas hemos tenido al menos alguna vez esta experiencia, pero lo mejor de todo es que podemos potenciar nuestra capacidad para alcanzar la fluidez más frecuentemente y que eso nos incrementará nuestra felicidad.

¿Por qué entonces no lo hacemos con asiduidad? Según  Mihály Csíkszentmihályi, unos estamos agotados por exigencias excesivas, con lo cual de entrada nos resulta difícil apoderarnos de nuestra energía psíquica y activarla. Otros nos distraemos fácilmente y tenemos dificultad de aprender la manera de proteger y canalizar la energía que tenemos. El siguiente problema es la pereza, o la falta de disciplina para controlar el flujo de energía. Y finalmente, el último obstáculo es no saber que hacer con la energía que uno tiene.
Ayudaros a  evitar estos obstáculos y liberar la energía es lo que me propongo en las sucesivas entradas.
Para empezar unos consejos para cultivar el fluir en la vida cotidiana:
Cuando no hay ninguna fuerza exterior que nos exige concentrarnos, la mente empieza a perder atención. ¿Cómo podemos aprender de nuevo a disfrutar con la curiosidad, de manera que la búsqueda de nuevas experiencias y nuevos conocimientos se sostenga a sí misma?
  • Despiértate por la mañana con una meta concreta que te ilusione. Recuerda que levantarse por la mañana es un privilegio no una rutina.
  • Si haces algo bien, se vuelve agradable. Cuantas más actividades hacemos con excelencia y estilo, más intrínsecamente gratificante se vuelve la vida.
 Continuará...


Referencias:

Csíkszentmihályi, Mihály (April 5, 1998) Finding Flow: The Psychology of Engagement with Everyday Life.



La fluencia es un estado similar a la alegría.
dedícate en el transcurso del día a buscar ese estado, detectar que tipo de actividades lo causan y buscar repetirlo. - See more at: http://www.moonmentum.com/blog/pronostico/index/reiniciate#sthash.HGvbrPkx.dpuf
dedícate en el transcurso del día a buscar ese estado, detectar que tipo de actividades lo causan y buscar repetirlo. - See more at: http://www.moonmentum.com/blog/pronostico/index/reiniciate#sthash.HGvbrPkx.dpuf
dedícate en el transcurso del día a buscar ese estado, detectar que tipo de actividades lo causan y buscar repetirlo. - See more at: http://www.moonmentum.com/blog/pronostico/index/reiniciate#sthash.HGvbrPkx.dpuf

La Luna se ha vaciado dándonos la oportunidad de usar ese vacío para llenarlo de energías creadoras regeneradoras y transformadoras
La Luna se ha vaciado dándonos la oportunidad de usar ese vacío para llenarlo de energías creadoras regeneradoras y transformadoras. - See more at: http://www.moonmentum.com/blog/pronostico/index/reiniciate#sthash.HGvbrPkx.dpuf
La Luna se ha vaciado dándonos la oportunidad de usar ese vacío para llenarlo de energías creadoras regeneradoras y transformadoras. - See more at: http://www.moonmentum.com/blog/pronostico/index/reiniciate#sthash.HGvbrPkx.dpuf
La Luna se ha vaciado dándonos la oportunidad de usar ese vacío para llenarlo de energías creadoras regeneradoras y transformadoras. - See more at: http://www.moonmentum.com/blog/pronostico/index/reiniciate#sthash.HGvbrPkx.dpuf
La Luna se ha vaciado dándonos la oportunidad de usar ese vacío para llenarlo de energías creadoras regeneradoras y transformadoras. - See more at: http://www.moonmentum.com/blog/pronostico/index/reiniciate#sthash.HGvbrPkx.dpuf

miércoles, 14 de agosto de 2013

Bendito verano

Es época de vacaciones para los más afortunados. Tengo la suerte de encontrarme entre ellos. Aprovechar estos días para reencontrarse con los demás (familia y amigos) es importante. Recordarles que estamos ahí, aunque el curso de la vida nos imponga una distancia no deseada y no nos permita frecuentarlos tanto como nos gustaría. Volver a sentir su compañía, recordar juntos momentos compartidos y reirnos de las nuevas aventuras que han ocurrido en su ausencia.

      Estos días de asueto, nos permiten también, si  lo deseamos, el reencuentro con nosotros mismos. Replantearnos si nuestro camino por la vida es todo lo agradable que esperamos y si somos felices ... al menos en un 70% de las ocasiones. Como la eficiencia no está reñida con el descanso, la alegría o la renovación de energías, aprovechar nuestras vacaciones para hacer un balance de nuestra existencia es algo vital si queremos mantenernos sanos física y mentalmente.
Date tiempo para relajarte y divertirte. Si lo haces, podrás comprobar que estos periodos de tranquilidad te aportan inspiraciones y nuevas perspectivas que te serán muy útiles en tus actividades personales y profesionales. Proponte, hacer con relajación y atención cualquier cosa que hagas, como por ejemplo escribir, cocinar, arreglar un grifo o conducir un coche, en lugar de la, a veces inevitable, tensión y resistencia. Vigila no caer en fantasías que te alejen de la posibilidad de disfrutar del aquí y el ahora. Permítete descubrir todo lo extraordinario que encierran las cosas sencillas. Cualquier tipo de actividad puede resultarte muy gratificante si te entregas a ella por completo. No te dejes llevar por la necesidad de intensificar cada momento con ensoñaciones que solo te impedirán descubrir la plenitud de la experiencia.
     Practica algún tipo de meditación. Te será útil para aprender a relajarte, observar tu diálogo interno, calmar la mente e identificarte más con tu presencia en cada instante, llevando así, quietud interior, a tus actividades cotidianas. Irás siendo más consciente de tu dimensión física, el funcionamiento de tu mente, o el laberinto de tus emociones. Podrás alcanzar nuevos niveles de consciencia que ampliarán tu perspectiva existencial.
       Disfruta de la diversidad y la variedad.  Mantén alerta tu percepción y siéntete en paz, sea cual sea tu lugar, sabiendo que, en donde estés, formas parte de la Vida.

       Intenta formas nuevas de relacionarte con los demás. Las personas y las circunstancias son lo que son, aquí y ahora. Trata de percibirlas conscientemente y antes de juzgarlas esfuérzate en entenderlas, desde la perspectiva más amplia y profunda que te sea posible. Luego, basándote en esa comprensión, actúa lo mejor que puedas.




miércoles, 24 de julio de 2013

Por la mañana, se han borrado todas mis reflexiones nocturnas. Todos mis pensamientos permanecen quietos y lejanos, acomodados en algún pequeño rincón  de mi inconsciencia. ¡Qué pena! Quisiera recuperarlos, pero ahora se encuentran mezclados con ideas diurnas, más propias de una madre que de una blogger. 

Anoche pensaba en lo encerrados que estamos cada uno en su propio mundo. Aparte de algunas incursiones momentáneas en la vida de los otros, nos mantenemos centrados en nuestras historias, la mayor parte del tiempo. Mirarnos el ombligo (¡no literalmente!) nos hace más vulnerables y propensos a sufrir, debido, en parte,  al aislamiento emocional que ello conlleva.

Algunas filosofías nos enseñan que debemos centrarnos en nosotros mismos para conocernos mejor. Predican, que sólo en el interior de nosotros está la clave para ser feliz. Es cierto, que de vez en cuando, conviene echar una mirada hacia adentro para chequear cómo van las cosas, pero no es recomendable permanecer allí demasiado tiempo, so pena de caer en el propio embelesamiento y aburrimiento.
Mirar dentro de nosotros, es como mirar en un pozo sin fondo. Podemos encontrar todo tipo de cosas y perderlas de vista en el mismo instante. Dependiendo del foco de nuestra mirada, podemos hallar todas nuestras cualidades (¡cuidado de no caer en la vanidad!) o, por el contrario, observar sólo nuestros defectos (¡atención a la depresión!). Lo más adaptativo para nosotros, sería no hacer mucho caso de lo uno ni de lo otro, ya que hasta el peor de nuestros fallos puede ser bien empleado en el contexto adecuado.

Mirar hacia afuera, es también una aventura. Es más arriesgado, porque, por lo general hay testigos de nuestras incursiones; pero también es más enriquecedor. Compartir experiencias, significa olvidar una parte de tí mismo y ponerla al servicio de los demás; así como aceptar intromisiones en tu propio mundo. Es, en las relaciones interpersonales donde nuestra forma de ser se pone a prueba, donde arriesgamos nuestro ego, al enfrentarlo a situaciones donde puede ser dañado o humillado. Y es en esos momentos cuando nuestra fuerza interior debe mantenernos íntegros y enteros, para no dejarse llevar por la marea exterior.

Por lo tanto, mi consejo es que alternemos, mirada hacia adentro; mirada hacia afuera, sucesivamente. Sin miedos ni reparos. Tengamos siempre presente que no somos ni tan maravillosos como creemos a veces, ni tan horribles. Y que el mundo tampoco. No es un camino de rosas, pero tampoco de espinas. En nuestro mundo interior cabe todo y en el exterior también. Lo apropiado es no juzgar con dureza ninguno de los dos, pensar que todo es efímero nos puede ayudar. Recordad que "nada es permanente excepto el cambio" (Heráclito).


martes, 23 de julio de 2013

El poder de las metáforas

“Las metáforas quizás sean una de las potencialidades más fructíferas del hombre. Su eficacia raya en lo mágico, y parece una herramienta para la creación que Dios olvidó dentro de una de sus criaturas cuando la creó”. JOSÉ ORTEGA Y GASSET.

Las metáforas pueden cambiar en un instante la vida de cualquier persona, incluso la tuya desde el mismo momento que accedas a que éstas trabajen para ti. De igual modo que permitimos que un avión nos transporte suavemente por los aires, cualquier individuo puede elevarse muy por encima de sus preocupaciones presentes.
Este tipo de narraciones destinadas a ayudar a la persona a que emprenda un proceso de desarrollo superior, conducen a un estado que la mayoría de la gente nunca pudo soñar, donde el fracaso y la adversidad no existen.
Las imágenes condicionen el pensamiento, y éste a su vez, poco a poco, van modelando tu personalidad. Estas narraciones están construidas y se cuentan con la intención de transmitir un nuevo punto de vista, procurando que el oyente se implique en el contenido estableciendo una relación consultiva y una búsqueda transderivacional que le facilite instrucción, enseñanza o cambio.
 Las metáforas no se limitan al campo literario o narrativo, a lo largo de nuestra existencia hemos ido construyendo imágenes subconscientes de nuestras capacidades, habilidades, recursos, y actitudes frente a los acontecimientos, que hemos transformado en mensajes metafóricos permanentes. Como en los sueños, todos y cada uno de nosotros posee un amplio surtido de metáforas que se repite casi a diario, y que condicionan la mente y en consecuencia el comportamiento —para bien o para mal— en la dirección en la que se mueve la alegoría. Bastaría con que nos diésemos cuenta de las metáforas que usamos en nuestras conversaciones e incluso las que pensamos aunque no las digamos. 
Si quieres que tu vida cobre una dimensión diferente, que tome un rumbo nuevo, que alcance cumbres más elevadas, obsérvalas, valóralas, y sustituye aquellas que te impidan el avance.
Enunciados potenciadores y positivos que generarían estados de estimulación y motivación, serían frases como:
Mi horizonte no tiene límite.
Mi meta es la cumbre.
Mi relación es una eterna primavera.
El trabajo es un baúl de sorpresas y fortunas.
Las tinieblas son el preámbulo de un nuevo día.
Camarón que se duerme se lo lleva la corriente.
Estoy radiante como el amanecer.
Vivo como un explorador en busca de tesoros escondidos.
En cada esquina puede haber una llave.

Bibliografía:
·         Rosen, S. (1986) Mi voz irá contigo. Los cuentos didácticos de Milton H. Erickson. Paidós, B.        Aires
·         Watzlawick, P.; Weakland, J. y Fisch, R. (1976) Cambio. Formación y solución de problemas humanos . Herder,
·         Dufour Michel(1993)Cuentos para crecer y curar, editorial Siro.
·         Yalom, I. (2002): El don de la terapia. Ed. Emecé. Bs As.
·         Lakoff y Johnson. Metáforas de la vida Cotidiana. 1980. CATEDRA. España.

lunes, 22 de julio de 2013

La neurobiología de las Narrativas (o cómo contar historias es crear realidades)


La capacidad que tienen las narrativas de moldear el mundo es estudiada incluso por la agencia militar DARPA. Un análisis neuropolítico muestra que la realidad colectiva que vivimos es una construcción basada en el lenguaje y que si queremos transformar nuestra realidad, debemos de transformar antes nuestra narrativa.
Probablemente la gran aportación del pensamiento filosófico de la última mitad del siglo veinte fue estructurar y ahondar en la noción de que el lenguaje construye la realidad que experimentamos. Desde la famosa frase de Wittgenstein —”los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo”— a la incansable desprogramación de Carlos Castaneda, bajo la máxima de que la descripción del mundo que nos hacemos se convierte en el mundo que percibimos, el psicoanálisis lacaniano o los túneles de realidad de Robert Anton Wilson (por solo citar algunos ejemplos), se consolida en la conciencia humana una idea que pertenece a la tradición oculta de la magia. Esta inseminación psíquica colectiva de la realidad como un constructo lingüístico se refuerza con los lenguajes de programación informática, en los que percibimos directamente que lo que vemos es en realidad la representación de un código, un lenguaje.

Esta noción que nace de la magia y del arte —donde decir es mover una fuerza psíquica, que puede volverse física— ha sido finalmente aprehendida por la neurociencia en las últimas décadas, descubriendo que para el cerebro humano escuchar una historia es prácticamente lo mismo que vivirla: tal es el poder de la narrativa. Y ahora no son solo los neurocientíficos que estudian las nueronas espejo o las compañías de neurormarketing las que están interesadas en estudiar “la neurobiología de las narrativas”, la misma DARPA, la agencia de tecnología militar de Estados Unidos, co-responsable en la invención de Internet, mostró recientemente interés por entender y cuantificar los mecanismos con los que operan las narrativas. Los militares y los agentes secretos se han infiltrado a la clase de literatura. Aleph de Pourtales.

jueves, 18 de julio de 2013

Encandilamiento

Una repentina susceptibilidad a la presencia, a la aparición de un hombre en particular... o una mujer. La urgencia de seguirlo con los ojos, de provocar encuentros "casuales", de observarlo con disimulo mientras trabaja; una sensibilidad exquisita a los pequeños detalles del cuerpo... los omóplatos debajo de la camisa, los huesos prominentes de las muñecas, el suave lugar debajo de la mandíbula donde asomaban los primeros pelos de la barba...
                                                                                                                                                           D.G.

Feliz cumpleaños Nelson Mandela!!!!


“Reflexión”
“Nuestro miedo más profundo no es que seamos inadecuados. Nuestro miedo más profundo es que seamos poderosos más allá de cualquier medida. Es nuestra luz, no nuestra oscuridad lo que más nos asusta. La misma no se otorga solamente a algunos de nosotros, sino que está en todos. Y, mientras que dejemos que nuestra propia luz brille, inconscientemente le damos permiso a otra gente a hacer lo mismo. Del mismo modo en que fuimos liberados de nuestro propio miedo, nuestra presencia libera automáticamente otros.”
Nelson Mandela
                                      Deseo que esta reflexión os inspire en el día de hoy.

 ¡Sé atrevido! Aprópiate  de la fuerza necesaria para no desistir jamás de tu lucha y de la fortaleza de espíritu para encontrar siempre la armonía sin dejar que el odio invada tu corazón a pesar de las injusticias.

miércoles, 17 de julio de 2013

¿El conflicto enseña? Parte 1

Hemos oído muchas veces que  aprendemos con los problemas; que es durante los conflictos de nuestra vida que llegamos a plantarnos cuestiones vitales y que encontramos conclusiones o soluciones que nos hacen "florecer". Pero, eso también ocurre en  momentos de aburrimiento o calma, ¿o no?
El conflicto, es realmente una fuente de reflexión. Incita a nuestra mente a buscar y obtener respuestas a incógnitas y situaciones dadas. Siempre he querido negarme a este principio. Nunca he querido aceptar que sólo con las malas experiencias (más o menos graves) damos un salto intelectual, madurativo o emocional. He querido pensar que también se aprende en momentos alegres o distendidos.
Ahora... No estoy tan segura. He podido comprobar que mayoritariamente, son los momentos peores los que te procuran lagunas de reflexión. Los momentos felices, en cambio nos envuelven, nos hacen flotar en una nube de tranquilidad que invade nuestro cuerpo y nuestra alma, dejándonos atontados y sin ganas de pensar... Uno, no se plantea jamás ante una circunstancia feliz ¿qué he hecho yo para merecer esto? Simplemente lo disfrutamos. Sin embargo, cuando algo no sale como esperábamos, si nos cuestionamos el porqué. ¿A qué se debe? Y es ahí, en ese preciso instante que comienza un proceso que puede durar un poco, mucho o... Toda una vida.

Recibimos los acontecimientos buenos de la vida como justos, necesarios y normales. Sin embargo, las desgracias no son nunca bien recibidas. Pero,  a cambio de este mal rollo que nos dan, nos procuran esa necesidad de replantear nuestros pensamientos, nuestras opiniones o nuestra forma de vida.

Son muchas las personas que después de hechos terribles en sus vidas, son capaces de reconstruirse a sí mismos y tomarse la vida de una manera diferente a como lo hacían antes de su desgracia.

Cuando "todo" nos va bien, nos dejamos llevar, nos dejamos mecer por la vida y disfrutamos sin rechistar. Eso es bueno también, ¿no? La mente también gusta de relajarse y es necesario cierta paz  espiritual y física para la evolución  y la supervivencia personal.

Este anhelo de paz también genera su propio movimiento.






lunes, 27 de mayo de 2013

Un día más...

Estar de mal humor es una desdicha incurable cuando la fuente u origen de ese estado se haya en nuestro entorno y no podemos alejarnos de él.

Debería decir que nuestro ambiente no debe pesar tanto y que nosotros tenemos la última palabra, pero, a veces ¡qué cuesta arriba se nos hace!

Trabajar en un entorno hostil, donde se han bloqueado y desprestigiado mis iniciativas, fraudulentamente, se convierte en una dura prueba diaria, donde me  trago el orgullo cada segundo del día y donde la hipocresía se convierte en mi más querido aliado. Por suerte, no estoy sola, cuento con algunos amigos leales.

Es cotidiano, ver como muchas de las ideas plasmadas en mi proyecto de dirección, que en su momento fueron valoradas con dos ceros por parte de "compañeras" miembros de la comisión de selección (amigas íntimas del actual equipo directivo),  hoy sean lanzadas letra a letra como propuestas de la nueva directiva, que pese a haber sido anulado su proyecto (por ser incorrecto) durante el mencionado proceso de selección, fue impulsada y favorecida por la inspección educativa para ocupar el cargo que actualmente ocupa. Algún día os contaré con pelos y señales que ocurrió hace dos años cuando presenté mi proyecto para dirigir una escuela pública de un pueblo muy cercano a Valencia. Por suerte, este curso es el último que pasaré aquí. 

He sido bendecida en el concurso de traslados.




miércoles, 8 de mayo de 2013

¿Hablamos de la actitud? ¿de cómo lo usamos? ¿de cómo nos limita? Está de moda decir que el pensamiento influye en nuestros actos. Todo aquello de la profecía autocumplida. Pero, ¿es cierto? ¿Alguien lo ha comprobado?

Bueno, bueno... es cierto que no se puede ir por la vida pensando en lo mal que nos va todo, en lo inútiles que somos o lo incapaces de conseguir aquello que deseamos. Yo misma, me he dado cuenta de que si tengo una actitud positiva y alegre me salen mejor las cosas. O ¿es que salen como siempre pero yo las interpreto como buenas porque las veo desde un prisma positivo? ¿Qué fue antes, el huevo o la gallina? je, je.

Estar alegres e ilusionados, ciertamente nos hace encarar cada mañana en buena  forma física y mental. Sabemos que estar enamorados mejora los días en sí mismos, haciendo que valga la pena vivirlos. El objetivo, pues, sería encontrar un amor, o algo que lo sustituya y que obre igual en nuestro cuerpo y mente. Pero eso implica que ponemos nuestra ilusión en un agente externo y ello conllevaría la tristeza y amargura inmediata cuando este  desaparece. Por lo tanto, tampoco es una solución duradera. Volvemos entonces a nosotros mismos. Hay que buscar dentro. Pero, ¿y si no vemos nada en nuestro interior por el momento? o ¿Y si hemos perdido la esperanza de encontrarlo?

¿Nos ayudarán los mantras positivos, que repetiremos cada mañana?
“Yo despierto al genio que habita en mí reciclando mi vida y mi entorno”.
 “Yo tengo fuerza, voluntad y vitalidad”

Y si asumimos el reto: “Yo soy la causa de mis efectos, asumo la responsabilidad de lo que me pasa y el reto de mejorarlo”.

  ¿Qué os parece si lo intentamos? ¿Qué pensáis?


¿Qué tal lleváis la semana? El miércoles marca el ecuador de nuestra esclavitud más útil: el trabajo. Parece que en estos tiempos de crisis, donde el trabajo escasea y pocos lo tenemos, está mal visto quejarse de lo hartos que estamos de madrugar cada mañana y entregar ocho horas de nuestra vida a algo que raras veces nos llena. 
¿Qué nos aporta el trabajo? En primer lugar, nos permite sobrevivir, mantenernos a flote y poder llevar una vida más o menos digna. Después, si nuestro sueldo es "decente",  dinero para adquirir el objeto de nuestro deseo. Por último, diría que el trabajo es una fuente de relaciones interpersonales, donde si encuentras personas afines, puedes pasar verdaderos buenos momentos. Claro, que también están aquellos compañeros que no soportas y con los que te ves obligado a convivir durante algunas horas. 

Conclusión: ¡Es un asco trabajar y encima está mal visto quejarse!

martes, 7 de mayo de 2013

Intentar recomponer una vida cuando ésta, no está rota, es más dificil que cuando uno ha tocado fondo. Cuando estás al límite, la propia inercia te lleva de nuevo hacia arriba, porque no queda otro sentido posible. Esas ansias por estar mejor y por sentirnos bien, nos proyectan y nos mantienen con la motivación necesaria para conseguirlo.

Salir de una existencia mediocre y monótona no es tan fácil. Dar un giro a nuestra vida, requiere muchas veces de un impulso que se nos escapa; de un coraje y una valentia que huye de nosotros, sorprendiéndonos en un estado catatónico desde el que es imposible reaccionar.¿Por qué? Pues porque nuestra vida, tal como es, no será nuestro estado ideal, pero es familiar y cómoda para nosotros. Apenas requiere de nuestra intención, ni de nuestra atención. Simplemente podemos dejarnos llevar... Un día nos lleva al siguiente, luego a otro, y así sucesivamente.

Aún así, a veces, de nuestro interior surge esa chispa que pide cambio; que clama atrevimiento, pero ... es tan sutil. Pronto, la rutina de la vida nos envuelve, nos reclama de nuevo con sus prisas, sus problemas, sus requerimientos... y entonces nos alejamos, sin percatarnos, de nuestras inquietudes, porque solventar el día a día requiere de toda nuestra energía.

Y postergamos.

Postponemos nuestros sueños, nuestras metas más queridas para momentos más tranquilos, más adecuados. Esperamos una pausa de la vertiginosa realidad, para volver otro día, aunque sólo sea con el pensamiento o con la imaginación a nuestros lugares preferidos. Allí donde todo es posible, donde caben todas nuestras competencias. Recreamos en nuestra mente un mundo a nuestra medida; sin limitaciones, donde nuestras esperanzas son una realidad.

La cuestión, está en mantener viva esa imagen y atreverse a dar el paso: elevar la fantasia a la categoría  de lo real.

¿Qué supone esto? ¿cambio de trabajo? ¿cambio de pareja? ¿reencontrarnos con la alegria? Enriquecer nuestra vida puede suponer algo muy distinto para cada uno de nosotros. Puede depender de determinados factores materiales, pero también puede incluir ciertos cambios emocionales igualmente difíciles de alcanzar. Por todo ello, una decisión poderosa y una planificación de la estrategia a seguir, pueden ser las claves del cambio.

A menudo, aún sabiendo todo eso, seguimos atrapados. ¿Qué nos impide dar el paso decisivo? ¿Es el coste de oportunidad? ¿Tenemos tanto miedo a la rutina  como miedo a perderla? ¿Qué seríamos nosotros, sin nuestras frustraciones, nuestra tristeza, nuestras lagunas...?

¿Qué pensáis vosotros?