Atrévete

"Lo importante no es lo que hacen de nosotros, sino lo que nosotros mismos hacemos con lo que han hecho de nosotros". Sartre

sábado, 16 de noviembre de 2019

El placer de servir

Cuando el sentido de la vida te despierta, se apoya en pequeños detalles, para coger impulso. Poner nuestros talentos al servicio de la humanidad, es la manera más sencilla de vivir una vida con sentido.  
¿Qué te parece si te sugiero que el propósito de tu vida sea vivir una vida con propósito?

El Placer de Servir, un  poema de Gabriela Mistral

“Toda la naturaleza es un anhelo de servicio; sirve la nube, sirve el aire, sirve el surco. Donde haya un árbol que plantar, plántalo tú; donde haya un error que enmendar, enmiéndalo tú; donde haya un esfuerzo que todos esquiven, acéptalo tú.

Sé el que aparte aparte la estorbosa piedra del camino, sé el que aparte el odio entre los corazones y las dificultades del problema.

Existe la alegría de ser sano y de ser justo; pero hay, sobre todo, la hermosa, la inmensa alegría de servir.

¡Qué triste sería el mundo si todo en él estuviera hecho, si no hubiera rosal que plantar, una empresa que acometer!

Que no te atraigan solamente los trabajos fáciles: ¡Es tan bello hacer lo que otros esquivan!

Pero no caigas en el error de que sólo se hace mérito con los grandes trabajos; hay pequeños servicios que son buenos servicios: Adornar una mesa, ordenar unos libros, peinar una niña. Aquél es el que critica, éste es el que destruye, sé tú el que sirve.

El servir no es una faena de seres inferiores. Dios, que da el fruto y la luz, sirve. Pudiera llamársele así: El que sirve. Y tiene sus ojos fijos en nuestras manos y nos pregunta cada día: ¿Serviste hoy? ¿Al árbol? ¿A tu amigo? ¿A tu madre?”.

jueves, 7 de noviembre de 2019

LA RESISTENCIA AL CAMBIO

Reproducción del artículo de Walter Riso

La mente humana es conservadora por naturaleza. El cambio asusta, desbarata e incómoda. Cuando algún hecho importante, novedoso o diferente llega al cerebro, se introduce el desorden. La aparente paz y tranquilidad informacional se desequilibra, el nuevo dato pone a tambalear el sistema y la tradición psicológica se ve amenazada por el invasor. A la mente no le gusta revisarse a sí misma, se resiste, se niega, se esconde. Ella prefiere moverse en la costumbre, en los hábitos, y más en lo conocido que en lo desconocido, aunque este último parezca mejor.
Seguir leyendo

Ya disponible en Amazon

Hoy es noticia la publicación del segundo libro que desarrolla el Método Losias para la Educación emocional y social de alumnos de primaria y secundaria. Se titula "Despierta tu dragón, claves para dominar tu cerebro" y su contenido sigue la línea teórico práctica de su antecesor, "Cuaderno Losias, guía para adolescentes conscientes". 

El contenido está centrado en el desarrollo de fortalezas personales y en la práctica de técnicas de relajación y Mindfulness en un entorno escolar, y transciende a las esferas personales y familiares de manera sencilla.

Es un libro dinámico, ordenado y ameno que facilita el trabajo de los docentes en las áreas de Tutoría,  Educación en Valores o para la asignatura Emocrea. Consta de 10 unidades que parten de la relajación y se adentran en el terreno de las fortalezas de la mano de un dragón que "habita" en nuestro cerebro. Nuestra misión es despertarlo y entrenarlo para que descubra sus propias fortalezas. Solo así podrá controlar sus emociones y tener éxito en la vida personal y escolar.

https://amzn.to/36zUMT4


Seguimos trabajando para aumentar el bienestar de los alumnos, mejorar la convivencia en entornos educativos y prevenir el fracaso escolar.

María

viernes, 18 de octubre de 2019

Meditación para comenzar las clases

Desde esta semana ya tienes disponible la Meditación principal del Método Losias. Es la meditación que se propone para comenzar las clases. Una meditación que conecta a los alumnos/as con su Ser interior a la vez que crea el espacio emocional adecuado para aprovechar bien el día.

Solo tienes que darle al play y ya podéis disfrutar de sus efectos.  ¡No te la pierdas! Bien sentados, espalda recta, pies apoyados sobre el suelo, ojos cerrados y ... ¡A meditar!