Atrévete

"Lo importante no es lo que hacen de nosotros, sino lo que nosotros mismos hacemos con lo que han hecho de nosotros". Sartre

miércoles, 4 de diciembre de 2019

Por fin terminamos la sesión de evaluación, ¿y ahora qué?



 En los centros educativos, cuando termina  el trimestre, es momento de sesiones de evaluación. Es una época de bastante estrés, no solo para el alumnado que es calificado, sino también para el profesorado que se enfrenta a estas sesiones  con la necesidad de valorar también su propio proceso de enseñanza. ¿Qué fue bien? ¿cuáles son las propuestas de mejora? ¿qué podria hacer para mejorar el clima de la clase, el rendimiento...?

Cuando los resultados no han sido buenos y el rendimiento ha sido bajo, los comentarios que más repiten los profesores suelen ser:  grupos muy heterogéneos, necesidad de canalizar la energía de los alumnos, excesivo parloteo en clase, facilidad con la que se distraen, falta de atención y concentración, indisciplina, mal comportamiento, falta de respeto, etc. 

Como propuesta de mejora, podría surgir la implementación de un programa específico de educación socioemocional, para que el alumnado desarrolle las fortalezas personales relacionadas con el buen rendimiento académico, por ejemplo la perseverancia, el sentido de la justicia, la gratitud, la integridad, la esperanza, la perspectiva, y por supuesto el amor por el aprendizaje, para que se produzca el cambio actitudinal desde un nivel más profundo, por sus efectos duraderos, con el fin de mejorar el autoconcepto y los resultados académicos en los dos trimestres que quedan por delante.

Por otra parte, es imprescindible que el departamento de orientación psicopedagógico (si lo hay) se implique, también, en asesorar a los profesores que manifiesten dificultades a la hora de controlar la clase y pongan a su disposición herramientas para una adecuada gestión del aula.

En estos casos, los padres, también tiene trabajo  para concienciar a sus hijos/as de la importancia de mantener la atención y la concentración en clase, la diligencia en sus tareas, así como el respeto debido al profesorado.

Después de esta primera evaluación, estamos a tiempo de reconducir las actitudes de todos los implicados, y evitar que se repitan los mismos resultados en la segunda evaluación. Estamos a tiempo de hacer intervenciones que mejoren el clima de la clase y por consiguiente los resultados académicos.

Un grupo-clase tranquilo y atento ayuda mucho para que el profesorado pueda desarrollar su labor educativa, en un entorno de bienestar.  Mantener la disciplina en el aula, conlleva, en ocasiones, un gasto de energía y tiempo enorme, por parte del profesorado que, a la larga, puede producirles desmotivación y estrés. Para el alumnado puede desembocar en  retrasos escolares y la consiguiente acumulación de tareas para casa. Repercutiendo, ambos efectos negativamente, en la calidad del proceso de enseñanza-aprendizaje.

Las reuniones de padres al finalizar el trimestre, no han de dedicarse exclusivamente al reparto de notas, sino que son esenciales para trabajar, conjuntamente, los aspectos de educación socioemocional que requieren la práctica diaria en entornos diferentes e introducir los cambios necesarios en las programaciones para aumentar el bienestar del alumnado, mejorar la convivencia y prevenir el fracaso escolar. 
En estas reuniones, podría ser interesante llegar a un compromiso de padres, alumnos y profesores de cara al establecimiento de unos objetivos que nos sirvan de guía en este camino de superación y crecimiento personal que supone la educación.








No hay comentarios:

Publicar un comentario