domingo, 16 de febrero de 2014

Un poema de Bécquer

XI
—Yo soy ardiente, yo soy morena,
yo soy el símbolo de la pasión,
de ansia de goces mi alma está llena.
¿A mí me buscas?
                                        —No es a ti, no.
—Mi frente es pálida, mis trenzas de oro,
puedo brindarte dichas sin fin.
Yo de ternura guardo un tesoro.
¿A mí me llamas?
                                        —No, no es a ti.
—Yo soy un sueño, un imposible,
vano fantasma de niebla y luz.
Soy incorpórea, soy intangible,
no puedo amarte.
                                      —¡Oh ven, ven tú!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Featured post

La mente es como el océano

Daniel Siegel, llama " tiempo interior " a ese momento de respiraciones conscientes que realizamos para calmar nuestra mente. Tie...

Popular Posts