domingo, 29 de diciembre de 2019

En 2020, seamos detectives de emoción

2020 Un nuevo año comienza dentro de unos días. Es una cifra bonita, que inspira, tiene buenas vibras, ¿no te parece?

Me permito proponerte lo siguiente: una de estas tardes o noches, siéntate en tu lugar favorito, rodéate de tus objetos preferidos. Acomódate y si te apetece, pon una música suave. Después, realiza varias respiraciones conscientes para relajarte y centrar tu atención en ti mismo/a. 

Universo de emociones. R Bisquerra
Ahora, desde esa calma interior, echa la vista atrás, no solo a este 2019 que termina, sino más allá. Vas a dejar de lado las circunstancias o eventos que te hayan pasado, y vas a poner el foco en las emociones que te provocaron. Pon tu atención en buscar el nombre exacto de 20 de ellas que te han producido malestar. Podría ser frustración, desengaño, ira, tristeza, soledad, asco… Tómate todo el tiempo que necesites para encontrar el nombre de la emoción o sentimiento concreto. Toma nota de los 20 nombres.
 Te dejo pistas.
Universo de emociones. R Bisquerr
Universo de emociones. R Bisquerra
Ahora, vuelve a centrar la atención en la respiración, sin pensar en nada en concreto, deja que tu mente vague tranquila después de soltar tantas emociones. Siente la liberación que ello te proporciona.

Vuelve a indagar en tu vida. Esta vez, busca y detente en cada emoción que te haya producido bienestar: Felicidad, alegría, ilusión, tranquilidad, plenitud, armonía… Recuerda no poner el foco en la situación que lo provocó, sino solo en la emoción. Toma nota de 20 de ellas.  Te dejo pistas.

Universo de emociones. R Bisquerra
Universo de emociones. R Bisquerra

Universo de emociones. R Bisquerra

Durante este proceso, es muy importante desvincular las circunstancias de nuestra vida de las emociones que sentimos.  La tendencia es pensar que son los eventos de nuestra vida los que ocasionan que nos sintamos de una determinada manera, pero aunque pueda haber influencias concretas en determinadas ocasiones, generalizarlo no sería correcto.  Somos nosotros los que vemos las cosas según como nos sentimos por dentro. Al fin y al cabo, Vemos las cosas, no como son, sino como somos nosotros" decía el filosofo Kant.

El mundo lo percibimos diferente a todos los demás, con matices personales. Tenemos una imagen original de las cosas y eso es lo que nos caracteriza como personas, porque nuestra conciencia actúa dando forma a las cosas que vemos, pero, si empiezas a rascar en la superficie… solo conocemos "las cosas en mí y no las cosas en sí".
Apartémonos de las circunstancias y centrémonos en nuestras emociones y sentimientos. Pues lo contrario sería cerrarnos en nuestra experiencia, en nuestra visión y siempre veremos la vida según la interpretemos, y la interpretaremos, según como somos nosotros. Algo enrevesado, pero real.
Trabajando sobre nuestras emociones, podremos averiguar por qué reaccionamos de determinada manera año tras año y acabamos sintiendo siempre el mismo tipo de emoción, solo que en situaciones diferentes. Aprendamos de una vez a interpretar las señales de nuestro cuerpo y las pistas de nuestra mente. Olvidemos el mensajero (la situación concreta) y centrémonos en el mensaje (la emoción).

En 2020, seamos detectives de emoción. Una vez descubierta, reconocer su no permanencia y si no nos beneficia, dejarla ir, poniendo en marcha los mecanismos de autoregulación emocional. La meditación ayuda en este proceso. 
Y si la emoción nos agrada, entonces, agradecerla, disfrutarla y contagiarla. Es la única manera de que siempre esté con nosotros/as.

1 comentario:

  1. Que interesante, me quedo con "detectives de emoción". Voy a intentar ponerlo en práctica en este 2020. Gracias!!!

    ResponderEliminar

Featured post

Seguimos con los consejos de Epicteto para una vida de bienestar

A continuación os dejo los enlaces para poder ver los últimos episodios publicados en YouTube. Episodio 12 La buena vida es una vida c...

Popular Posts